La verdadera historia de Sant Jordi y el Dragón

A Uriel, porque hay que ponerse en la piel de otro.
A Lucía, porque la historia siempre depende del cómo y del que te cuentan.

Érase una vez, en un país muy lejano, muy lejano, y hace mucho, mucho tiempo, existía un bosque maravilloso y precioso, que tenía muchos tipos de árboles y animales.

Había pinos altísimos, había robles y encinas llenos de bellotas, frutales de todo tipo, desde naranjos a perales, nogales, castaños… y los espectaculares ginkgos con su hojas en forma de abanico.

Había muchísimos animales: osos, lobos, zorros, conejos, águilas, gorriones, lagartijas, osos, vacas, ovejas, ciervos….. pero, sobre todo, había uno que no existía en ningún otro sitio, solo vivía allí, y ese animal era el Dragón.

Sigue leyendo

Anuncios